28 jul. 2009

mujeres hermosas, hombres feos, posporno

Par de artículos sugerentes con los que topé hoy:

1. Según investigadores de la Universidad de Helsinki, la evolución está haciendo que las mujeres sean cada día más bellas, mientras que los hombres siguen igual de feos que los cavernícolas. Según el estudio, las mujeres más atractivas tienen 16% más hijos que las mujeres menos atractivas; y, además, una mayoría de esos críos son a su vez mujeres, las cuales, al crecer, repiten el patrón (el atractivo físico, en buena medida, parece ser heredado). Si los hombres seleccionan a las mujeres más atractivas dentro de sus posibilidades, para las mujeres, en cambio, la belleza física masculina no es tan importante. Las mujeres, al parecer, le dan más importancia a la capacidad del hombre para cuidar de ellas mientras estén embarazadas (evolutivamente, el período más vulnerable a ataques de depredadores) y luego para proveer para sus hijos, de modo que entre los hombres la competencia no es por ser más atractivos, sino más exitosos.
(Detalles en: “Women are getting more beautiful”, de Jonathan Leake)

2. En “Iniciación a la pospornografía”, de Leonardo Faccio, me entero de la existencia y características del Pos Porno, un movimiento que milita para expandir las libertades sexuales, en contra de las fobias que marginan a transexuales y cualquier otra persona cuya sexualidad no sea “mainstream” y en contra de los mensajes de la pornografía tradicional. Me encanta la distinción entre "biohombre" y "tecnohombre", y "biomujer" y "tecnomujer". En el futuro próximo, de todos modos, todos seremos cyborgs... Cito:

“Acabar con los roles que imponen los géneros es el mayor desafío político que propone el Pos Porno. De ahí que en Hangar nadie dice hombre o mujer, si no 'biohombre' y 'biomujer'. El objetivo es no ofender a quienes nacieron con una estética que no se corresponde con su sexualidad. 'Tecnohombre' o 'tecnomujer' son quienes pasaron por el quirófano o son adictos a las prótesis.
[...]
El cuerpo tiene una multiplicidad de expresiones que no se pueden reducir a lo masculino y lo femenino. Las identidades sexuales son una herramienta política inventada en la modernidad, porque hasta el siglo XVII no existían", dice Beatriz Preciado, autora de los libros 'Manifiesto Contrasexual' y 'Terror Anal', que acaba de ser presentado en Barcelona, igual que otros cuatro títulos considerados 'pospornográficos' , y también firmados por 'biomujeres'.”

_ _ _

No hay comentarios.: