31 jul. 2009

Big Amazon (3): la demanda

El affair Amazon parece que en lugar de terminar, apenas comienza. Las consecuencias pueden ser múltiples e importantes, incluso, ahora, legales. Un estudiante de colegio presentó una demanda contra Amazon por haber borrado de su Kindle la novela 1984.

La acción espera convertirse en demanda de grupo, para incluir a todos los compradores de los libros que Amazon borró de los lectores Kindle. También tendría la intención de que se prohíba legalmente volver a hacerlo.

El abogado de Chicago que presentó la acción legal, Jay Edelson, expresó lo siguiente en un comunicado de prensa:

"Amazon tiene tanto derecho de entrar por la fuerza en los Kindles de las personas como tienen sus clientes de entrar por la fuerza en las cuentas bancarias de Amazon para recuperar un sobrepago que hayan hecho por error. (...) Es cada día más común que las compañías tecnológicas crean que porque tienen la capacidad de acceder a la propiedad personal de las personas, también tienen el derecho de hacerlo. Eso es 100 por ciento contrario a las leyes de este país."

Lo leí primero aquí: yahoo news.

Update (4 sept 2009): Finalmente, Amazon les devolverá 1984 a los clientes a los que antes les había "intervenido" el Kindle. A quienes ya no lo quieran le darán, en cambio, $30. Tarde, pero con esto Amazon pone fin a su desaguisado.

_ _ _

28 jul. 2009

mujeres hermosas, hombres feos, posporno

Par de artículos sugerentes con los que topé hoy:

1. Según investigadores de la Universidad de Helsinki, la evolución está haciendo que las mujeres sean cada día más bellas, mientras que los hombres siguen igual de feos que los cavernícolas. Según el estudio, las mujeres más atractivas tienen 16% más hijos que las mujeres menos atractivas; y, además, una mayoría de esos críos son a su vez mujeres, las cuales, al crecer, repiten el patrón (el atractivo físico, en buena medida, parece ser heredado). Si los hombres seleccionan a las mujeres más atractivas dentro de sus posibilidades, para las mujeres, en cambio, la belleza física masculina no es tan importante. Las mujeres, al parecer, le dan más importancia a la capacidad del hombre para cuidar de ellas mientras estén embarazadas (evolutivamente, el período más vulnerable a ataques de depredadores) y luego para proveer para sus hijos, de modo que entre los hombres la competencia no es por ser más atractivos, sino más exitosos.
(Detalles en: “Women are getting more beautiful”, de Jonathan Leake)

2. En “Iniciación a la pospornografía”, de Leonardo Faccio, me entero de la existencia y características del Pos Porno, un movimiento que milita para expandir las libertades sexuales, en contra de las fobias que marginan a transexuales y cualquier otra persona cuya sexualidad no sea “mainstream” y en contra de los mensajes de la pornografía tradicional. Me encanta la distinción entre "biohombre" y "tecnohombre", y "biomujer" y "tecnomujer". En el futuro próximo, de todos modos, todos seremos cyborgs... Cito:

“Acabar con los roles que imponen los géneros es el mayor desafío político que propone el Pos Porno. De ahí que en Hangar nadie dice hombre o mujer, si no 'biohombre' y 'biomujer'. El objetivo es no ofender a quienes nacieron con una estética que no se corresponde con su sexualidad. 'Tecnohombre' o 'tecnomujer' son quienes pasaron por el quirófano o son adictos a las prótesis.
[...]
El cuerpo tiene una multiplicidad de expresiones que no se pueden reducir a lo masculino y lo femenino. Las identidades sexuales son una herramienta política inventada en la modernidad, porque hasta el siglo XVII no existían", dice Beatriz Preciado, autora de los libros 'Manifiesto Contrasexual' y 'Terror Anal', que acaba de ser presentado en Barcelona, igual que otros cuatro títulos considerados 'pospornográficos' , y también firmados por 'biomujeres'.”

_ _ _

24 jul. 2009

Big Amazon (bis): la disculpa

En la continuación del caso Big Bro' Amazon, Jeff Bezos, su fundador y jefe, se disculpó formalmente en un foro de usuarios de Amazon por haber intervenido los lectores Kindle sin permiso de sus dueños, diciendo, en resumen, esto:

"Pido disculpas por la manera en que manejamos el caso de las copias vendidas ilegalmente de 1984 y otras novelas. Nuestra "solución" al problema fue estúpida, irreflexiva y desagradablemente infiel a nuestros principios. Merecemos las críticas que hemos recibido."

La disculpa coincide con una ligera disminución de ventas en el segundo trimestre de este año; además, el precio de sus acciones acaba de caer en 8%.

Por otro lado, sigo sin entender bien el atractivo que tiene el dispositivo Kindle, cuando, en realidad, uno no compra los libros sino su licencia para poder leerlos. Además, el precio de un libro para Kindle no es mucho más bajo que el precio del mismo libro en la verisón en papel, con la diferencia de que este sí queda en la biblioteca personal y uno lo puede cambiar, prestar, revender, hojear y ojear, etc. Está muy bien el ahorro de papel y la comodidad de poder andar cientos de volúmenes en un pequeño dispositivo, pero un libro es un objeto muy distinto del software protegido por licencias. Deberían haber tomado nota del fracaso y los líos y las decepciones con las disqueras y sus benditas y excesivas protecciones a la música... Uno no usa ni un libro ni una canción como usa un procesador de textos o el código diseñado a la medida de una empresa...

En fin, que esperaré a próximas versiones del Kindle o de otros sistemas de venta y distribución de e-books para emocionarme ante una supuesta "revolución de la lectura". (Por ejemplo cuando los libritos-e sean efectivamente mucho más baratos y, ojalá, sigan oliendo a libro nuevo).

_ _ _

23 jul. 2009

inauguración del archivo azul

¿Lecturas reposadas o morbosas o mórbidas? ¿Vinazos de intimismos ajenos o fábulas privadas e improbables? ¿Inventario de escrituras improvisadas y aprendizaje de adjetivos y giros? ¿Levantado de texto de cuadernos de tapa azul y papel amarillento? ¿Itinerarios por afectos cifrados?




Intenté engañar a Caronte para que me llevara y trajera de vuelta una y otra vez, y creí que lo conseguía pero solo me engañaba con visiones y tientos.

Con tres posts ya digitados de ciertos cuadernillos añejos, inauguro formalmente el archivo azul.

_ _ _

20 jul. 2009

casas energéticamente autosuficientes

Implementar esto sería realmente una maravilla: La compañía GE desarrolla varios sistemas con los que, para el 2015, será posible diseñar y construir casas que puedan generar la misma cantidad de energía que consumen, de modo que no tengan que recurrir a la energía de las redes públicas. Por supuesto, seguramente el costo inicial sería considerable e inaccesible para mucha gente; pero el modelo mismo y algunos desarrollos ya existentes hacen pensar que sistemas de ese tipo son viables, si no por GE y a un costo elevado, por otras compañías... ¿incluso por compañías públicas?

Comunicado de prensa de GE (inglés)
Ilustración del sistema en Technology Review (pdf)
Reseña en Tendencias Tecnológicas (español)

_ _ _

18 jul. 2009

Big Amazon

Me entero hoy tempranito leyendo el blog de Enrique Dans que Amazon se convirtió en Big Brother y no me lo puedo creer. Luego veo que La Nación ya había publicado la noticia y me lo creo más, aunque me sigue pareciendo inaudito.

Amazon penetró electrónicamente en la propiedad privada de sus clientes (en el lector Kindle) y les retiró sin su permiso un par de libros electrónicos, casual o irónicamente, 1984 y Animal Farm de Orwell. Aparentemente por un problema de derechos de autor. Independientemente del problema, Amazon debiera haberse puesto del lado de sus clientes y asumir el costo de la disputa editorial. Lo que hizo, en cambio, equivale a que un librero tradicional, por ejemplo al que le compraste ayer el último libro de Harry Potter o Amos Oz, entrara hoy sin tu permiso a tu casa y tomara de vuelta el libro que compraste porque él, y no vos, enfrenta un lío con los editores. Amazon reembolsó el monto de la compra a todos los que habían adquirido 1984 y Animal Farm, pero eso en ningún sentido sirve de excusa.

Yo he visitado Amazon y comprado en su sitio desde hace años y siempre me han gustado sus servicios. Y, entre otras cosas, precisamente me gusta que siga y lleve registro de las páginas que visito y los productos que miro, y que se base en mis "listas de deseos" y en mis calificaciones de libros, etc., para hacerme recomendaciones a la medida de mis intereses. Y me gusta porque es eficaz: veo, por ejemplo, cinco o seis libros sobre el tema X y luego Amazon me recomienda otros diez o doce libros de temas relacionados, y casi siempre hay entre sus recomendaciones algunos interesantísimos cuya existencia yo desconocía, y agradezco la referencia y a veces, en efecto, termino comprando algo. Amazon solo puede hacerlo porque yo lo autorizo a "seguirme", a conocer mis preferencias y porque participo calificando libros y voy así, poco a poco, enseñándole a los algoritmos de los servidores de Amazon qué me gusta y qué no y en qué es más probable que gaste algunos dólares.

Otro asunto es el servicio al cliente, que la pura verdad siempre me ha parecido excelente. Hace pocos días, por cierto, tuve un problema con una compra, escribí un correo electrónico y a los 15 minutos recibí una respuesta de algún empleado de Amazon en la India (o así lo imaginé, pues venía firmado por "Vijayalakshmi") en el que me comunicaba amablemente que ya había resuelto mi problema. En una empresa que maneja miles de pedidos por hora, ¡duraron quince minutos para responderme! Quedé impresionado. Revisando ahora el mensaje de Vijayalakshmi, veo que al final del mismo aparece lo siguiente, a modo de firma:

"Amazon. com
We're Building Earth's Most Customer-Centric Company"

Una compañía centrada en el cliente. Eso lo he oído muchas veces en referencia a Amazon, y me sonaba bastante veraz, más tras haber leído, al buscar referencias o recomendaciones para posibles compras, cientos de reviews de clientes satisfechos.

La empresa ha dado toda clase de excusas y ha asegurado que no volverá a suceder. Pero el problema es que ya sucedió.

No puede uno más que pensar que "centrarse en el cliente" quería decir algo muy distinto de lo que sus fieles clientes creían que significaba. O bien, que no puede significar lo que debe significar mientras el atraso en la legislación sobre transacciones digitales no se ponga al día, o, por lo menos, hasta que las compañías decidan ser transparentes en sus negocios. Por ejemplo, cuando alguien compra un libro electrónico para el Kindle, en realidad no está comprando el libro, sino una licencia para leerlo. Creo entender que tras haberlo leído, uno no puede siquiera revenderlo, como vende uno sus libros usados; es más, ni siquiera podría uno regalarlo pues la licencia se limita al Kindle propio. Muchos clientes de Amazon, a raíz de este incidente, se han quejado de que nada de esto queda claro al comprar el aparato o los mismos libros electrónicos.

Amazon declaró que esto no volverá a suceder, y lo achacó a un error en sus sistemas, mediante el cual una tercera parte había subido las versiones electrónicas de estos libros sin el permiso del editor para ser vendidos en la tienda Kindle de Amazon.

Más info y argumentos interesantes:

Cade Metz, Thomas Claburn, Brad Stone (NY Times), David Pogue.

en otros blogs en español:

contenidos digitales, muycomputer, murmullo, xataka, engadget.

_ _ _

16 jul. 2009

Vivimos la época más pacífica de la humanidad

En contra de la tan común percepción de que nunca el ser humano había experimentado tanta violencia como en el siglo XX y de que, en consecuencia, podemos estar viviendo la antesala de una época de sufrimiento atroz e inimaginable, el reconocido psicólogo cognitivo Steven Pinker argumenta más bien que la violencia entre humanos está disminuyendo y que lo ha venido haciendo desde hace tiempo. Más aún, según Pinker, actualmente vivimos la época más pacífica de todas las que ha vivido nuestra especie en la Tierra.

Algunos datos que cita Pinker:

Desde 1945, en Europa y las Américas, hemos presenciado profundas disminuciones en el número de muertes debidas a guerras entre estados, conflictos étnicos y golpes de estado militares, incluso en América del Sur. A nivel mundial, el número de muertes en combate ha caído de 65.000 por conflicto por año a menos de 2.000 muertes durante esta década. Desde el fin de la Guerra Fría, a principios de los noventa, ha habido menos guerras civiles, una reducción del 90 por ciento en el número de muertes por genocidio e incluso una reversión del repunte de crímenes violentos ocurrido en la década de 1960.

¿Por qué, a pesar de datos como estos, tanta gente parece preferir seguir pensando que el mundo entero va camino hacia el abismo? ¿Será qué encontramos algo de placer mórbido en las expectativas apocalípticas?

Algunas respuestas en el artículo completo de Pinker: Why is There Peace?
Página de Pinker en Univ. Harvard: Steven Pinker

15 jul. 2009

Suicidio doble a los 54 años de amor

"Suicidio" no es la palabra más adecuada. A pesar de que el DRAE simplemente lo define como "quitarse voluntariamente la vida", el término arrastra un estigma. La gente baja la voz cuando dice "fulanito se suicidó".

El caso que hoy me ha llamado muchísimo la atención es más bien de "suicidio asistido" o, más exactamente, de "eutanasia". Pero no de una persona sino de dos: el director de orquesta británico Sir Edward Downes, de 85 años, casi sordo, casi ciego y enfermo de cáncer; y su esposa, Joan, ex bailarina de 74 años y a quien recientemente le diagnosticaron un cáncer terminal.

Sus hijos divulgaron un comunicado de prensa en el cual, entre otras cosas, dijeron esto: "Después de 54 felices años juntos, decidieron poner fin a la vida en vez de seguir luchando con serios problemas de salud. Murieron en paz y en circunstancias que ellos eligieron..."

La organización que los ayudó fue la clínica suiza Dignitas (acertadísimo el nombre), a la cual, al parecer, ya han acudido más de 115 británicos para poner fin a sus vidas.

La noticia me la robé de El País. Más información sobre Dignitas en: Wikipedia, Portal suizo de información; sobre la muerte de Downes: Clarín, BBC.

Posdata. Por otro lado... estar a favor de la eutanasia en un país que, entre otras aberraciones legislativas, insiste en prohibir la fertilización in vitro y sigue considerando a los homosexuales como personas discapacitadas para formar familias... pues, por decir lo menos, se siente uno como en una caverna, o en una cápsula que ha viajado atrás en el tiempo, o un país moralmente varado que sigue lamentándose de la "pérdida de valores" cuando en buena parte del mundo los valores no se perdieron sino que se transformaron, generalmente para bien. Es decir, que más bien desea uno que se terminaran de perder algunos viejísimos valores para ver si así encontramos el coraje de asumir otros renovados. Y no es tan complicado; por ejemplo, gran parte del atraso se explica por no querer separar, formal e informalmente, a la religión del estado... ¡Hace pocos días escuché a un diputado de la República mencionar sus conversaciones con Dios como criterio para tomar sus decisiones políticas! ¡Válgame Dios!

Posdata 2. Eduardo Ulibarri publicó en noviembre de 2008 un artículo pertinente para el contexto costarricense de estas "guerras culturales", vale la pena recordarlo. También este de Carlos Santamaría.