9 feb. 2008

país de papel

Bastaron, ayer viernes a las 7:00 pm, 10 minutos del noticiario de Repretel para casi echarme a llorar. La policía detiene a varios asaltantes de casas particularmente violentos, según el director del OIJ en el lugar hay evidencias de los robos, y sin embargo, como es común, al día siguiente un juez les otorga la libertad.

Siguiente noticia: en San José, un colombiano que intenta vender algunas bagatelas para poder sobrevivir y sustentar a su familia, opone resistencia para que no le decomisen los artículos y se lo llevan preso. Ya se sabe que, constantemente, a los vendedores ambulantes les decomisan la mercadería.

Pero, por otro lado, a esos ladrones profesionales que tienen el amparo de las leyes para robar menos de 250000 colones al día sin ir jamás presos, pues eso, los dejan libres. Algunos de ellos tienen más de cien causas en su contra por asalto y siguen andando por la calle como si nada: saben que quizá podrían llegar a 1000 y lo peor que les pasará es una nochecita de vez en cuando en una comisaría.

Es decir, en San José los asaltantes tienen una especie de derecho tácito a robar, pero a los vendedores ambulantes, que intentan ganarse algo de dinero honestamente, les decomisan su fuente de ingresos y a veces hasta los meten presos.

Cualquier llegaría a la paradójica y deprimente conclusión de que en Costa Rica es más conveniente (seguro, rentable) ser asaltante que vendedor, o bien, que si uno se dedica profesionalmente al asalto en las calles, pues es poco probable que reciba un castigo; pero si uno quiere ganarse su dinero vendiendo cosas en la calle, pues hay una alta probabilidad de que sí se le castigue por hacerlo: no solo le quitarán la mercadería, para que quede más pobre de lo que ya es, sino que también es posible que lo metan preso.

Esta semana el fiscal anunció “mano dura” contra los delitos menores. Habrá que ver si el anuncio se queda en palabras.

Siguiente noticia: los cazadores furtivos en Guanacaste matan venados como moscas. Esta semana detuvieron a siete de ellos, pero son muchos más los que, aparentemente, entran y salen de los parques nacionales sin mayor problema. Otra suerte de paradoja: el estado costarricense “protege” zonas naturales solo para, después de que estén protegidas en papel, desprotegerlas en la realidad. Porque, dicen, obviamente no hay recursos para proteger los parques, como no los hay para proteger como debe ser la Isla del Coco, etc… Yo me pregunto si de verdad será cuestión de recursos o más bien de voluntad y orden.

A veces da la impresión de que en nuestro país mucha gente, y no solo políticos y legisladores, se conforma con que las cosas existan en papel. Los ticos le damos una trascendencia rarísima a lo escrito: si existe una ley X para Y cosa, listo, nos sentimos bien, pero que exista en la cotidianidad, que se haga cumplir, que tenga consecuencias, nada de eso parece importarnos tanto. Así, por ejemplo, que en teoría y en papel seamos una nación ecológica parece bastarnos, aunque en la realidad sea, en buena medida, solo una ilusión…

A los ticos parece importarnos mucho que se piense X o Y, pero que no que la realidad sea X o Y. Es decir, parece que nos conformamos demasiado rápidamente con las palabras, con las teorías y los papelitos. En el papel, por supuesto, somos una genialidad, el papel, como dicen, aguanta todo lo que se le escriba encima; y está bien que lo haga. La realidad, lastimosamente, no es de papel.

_ _ _

6 comentarios:

Ana dijo...

Parece que cuando las cosas están en el papel nos quitamos el peso y la culpa de encima, por estar escrito quiere decir que "alguien" tiene que hacerlo cumplir... Todos pensamos en "alguien" y ese alguien termina siendo nadie...

wílliam venegas segura dijo...

Otra noticia que usted pasa por alto: la policía garroteó a manifestantes que se resisten aún a que su país caiga en manos de las trasnacionales.

Denise dijo...

A este paso no sé si tengo ganas de volver... ya sé que en todas partes hay delincuencia, pero da la impresión de que el país se está yendo al carajo!

pezenseco dijo...

De acuerdo, ANA, es una especie de evasión de la responsabilidad.

Don WILLIAM, hablaba de las tres primeras noticias que vi en un noticiario específico, y no incluían ese patético suceso. He visto ya los vídeos y en efecto me parece un hecho lamentable y absolutamente inaceptable.

DENISE, yo no sé si se está yendo al carajo el país, el mundo o el universo, o si, en cambio, tiene también algo que ver con ese refrán/mito de "todo tiempo pasado fue mejor". Digo, algunas de las cosas que vivimos ahora dan mucho temor, pero no necesariamente implican que "todo tiempo futuro será peor". Creo que es cuestión de apostarle a las oportunidades y usar la energía en idear soluciones a problemas concretos, sin derrocharla en imaginar constantemente apocalipsis.

Daniela dijo...

Otra más para la lista:
Los ladrones más importantes, son los que escribieron esas leyes... y te roban a vos y a mi, a diario y hasta el aire...
Que mal andamos, no?

pezenseco dijo...

de acuerdo, Daniela, que entre esos habrá seguramente muchos ladrones, pero también otros que no lo son; solo un ejemplo: prefiero pensar que la actual ley de pesca y acuicultura no fue escrita por ladrones, sino para evitar que los ladrones se llevaran impunemente los recursos costarricenses, que es justamente lo que acaba de pasar porque, precisamente, el estado es incapaz de hacer cumplir su propia legislación.