14 ene. 2006

Del diario: Una tarde del 97


Hoy invertí la tarde mirando por la ventana. Mi escritorio estaba cargado de trabajo, pero los porós con sus ráfagas naranjas y las llamas del bosque con sus flores atulipanadas y rojas, fijaron mi atención. Estaban tan quietos. Y el cielo, como un respiro contenido, se mantuvo del mismo azul. Recordé momentos lejanísimos, escenas queridas, falsos olvidos; y pensé en escribirlos, pero recordé también lo inútil que es pretender salvarse en las hojas en blanco. El papel vacío, como alta mar, a veces sólo es un buen lugar para ahogarse…

Demasiada literatura… En realidad, el papel y las palabras ni curan ni matan; sólo son una manera indirecta de usar el tiempo sin vivir bajo su yugo. Sólo los hechos pueden salvar o matar. Lo demás es habladuría, una manera más de gastarse.

Entonces escribo estas líneas sólo porque encontré pacífica y quieta la tarde. Como si no hubiera necesidad de respirar. A través de la ventana el parque parecía una fotografía. Aunque sabía que no lo era porque los pericos –creo que eran pericos– iban y venían como nubes verdes y vivas y cantaoras. Luego empezaron a volver a sus nidos mientras el cielo palidecía lentamente. Como un imbécil, sentí deseos de llorar pero no lloré. Después me dormí y hasta ahora me levanto, y no sé si ya es otro día o es el mismo. En la ventana hay solo una noche indistinta. Sería un buen momento para que ocurriera algo violento. Deberé encender el televisor y esforzarme para que el sueño vuelva a tumbarme. Quizá mañana sí quiera trabajar. [CA 04-06/97]

6 comentarios:

Denise dijo...

Quizás mañana yo quiera buscar trabajo (cruzo los dedos), porque en las últimas semanas el empeño se me va por la ventana...

Ana dijo...

Muchos dirián "pasé la tarde" o "perdí la tarde" mirando por la ventana, para pocos significaría una inversión.

Una grata sorpresa encontrar su espacio y su comentario en mi blog, lo que hay detrás de tantas Escripunturas que he leído. Me alegra que algo de eso que esta detrás logre salir.

Humo en tus ojos dijo...

¡Que rico tener un escritorio con salida a la naturaleza! Hay gente con suerte en esta vida :)

xtian dijo...

hola victor. q bueno encontrar su blog. aunque lo leo desde hace mucho, ahora podré hacerlo con frecuencia.
un saludo.

Alejandra dijo...

Qué fino!!!!!!!! Una literaria manera de contarnos que este día trabajaste, pero a tu manera. Quizá yo mañana más bien no quiera trabajar... podré?

pezenseco dijo...

Denise: Pues ojalá hayás encontrado trabajo!
Ana: Gracias por leer mis Escripunturas. Hace tiempo tenía ganas empezar un blog, hasta ahora me lancé, a ver cómo nos va...
humo en tus ojos:Tampoco hay tanta suerte... los arbolitos se veìan desde lejos lejos...
xtian:Tambièn yo leo el suyo hace un tiempo, ahora serà mutuo.
alejandra:Exacto, es que quisiera que sólo escribir fuera mi trabajo, lo demás, pues lo demás es una obligación, no trabajo...