19 ago. 2009

Horkheimer el despiadado, o las ironías de la teoría crítica

En un libro publicado recientemente por la Universidad de Minnesotta, The Frankfurt School in Exile, Thomas Wheatland revisa algunos temas relacionados con la Escuela de Frankfurt que antes no habían sido tratados críticamente, como correspondería.

Max Horkheimer (izq.), Theodor Adorno (der.) y Jürgen Habermas (atrás, der.). De Wikipedia Commons.

No he leído el libro, pero me ha llamado la atención gracias a varios párrafos de la reseña que del mismo hace Adam Kirsch, en la revista de temas judíos The Tablet (mi traducción):

"En su libro, una mezcla inusualmente rigurosa de historia intelectual e institucional, Wheatland ilumina de manera renovada esta fase de la existencia de la Escuela de Frankfurt. Wheatland se interesa por las ideas de la Escuela, pero también por las formas en que factores menos intelectuales —como el dinero, los choques de personalidad y el oportunismo— forjaron el desarrollo y la recepción de esas ideas. En un sentido, Wheatland ha sometido a la Escuela de Frankfurt a un análisis auténticamente marxista: muestra cómo la infraestructura económica del grupo afectó su superestructura ideológica. En el proceso, vuelve a poner en escala humana a estas figuras frecuentemente idolatradas, y ofrece una lección objetiva acerca de las maneras poco edificantes en que se hacen las carreras intelectuales.

(...)

"De hecho, en el relato de Wheatland, Horkheimer aparece como un luchador despiadado dentro de la academia que no temía utilizar su dinero y su poder para castigar a sus enemigos. Es irónico y triste el contraste entre los sueños de liberación social de la Escuela de Frankfurt y su dependencia efectiva de ese tipo de motivos, demasiado humanos."

La reseña completa aquí.

_ _ _

No hay comentarios.: